Enter a long URL to make tiny:

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Juego de espejos

By Pilar Rahola:

[...]

De hecho, no ha quedado ni un huesito que no haya sido apurado por nuestra voraz clase política. Unos se han aprovechado por ausencia, y los otros por presencia, y todos a una, han hecho un banquete con los manjares de la protesta. Así pues, lo más relevante, desde mi punto de vista, no ha sido la manifestación en sí, sino los múltiples equívocos que han generado un sorprendente juego de espejos político. Si me permiten, todos han jugado con las cartas marcadas, y aunque el resultado final pareciera el juego limpio de la protesta ciudadana, los entresijos de la timba son más que discutibles. "No la veía clara", decía Lluís Foix, hablando de su decisión de no ir a la manifestación, y ese es el quid de la cuestión: la falta de claridad. No. No se trata de despreciar a la manifestación, en la línea de esotéricas declaraciones como las de José Blanco (de Barrio Sésamo, aseguraba Jordi Basté), sino de analizar el quién de algunas notorias presencias, y el porqué de la convocatoria.

Juego de espejos. El primero es el que se produce entre ERC y la Plataforma pel Dret de Decidir, tan fusionada una con la otra, que cuando desmienten sus vínculos, consiguen la menos sutil de las confirmaciones. Ayer, Els matins de TV3 entrevistó a Gerard Fernández, de la Plataforma, y a Xavier Vendrell, de ERC, y la conclusión fue que ninguno de los dos ha hecho un cursillo acelerado de despiste dialéctico.

El segundo, con ese estilo suyo de comisario político asegurando que "dejarán hacer a la Plataforma", y el primero marcando la agenda política: "Hemos superado la etapa autonomista. Ahora toca la soberanía". Pero, ¿no era una manifestación de ciudadanos cabreados por el crac de las infraestructuras? Más aún, ¿quién es la Plataforma para decidir en qué etapa histórica nos encontramos? ¿Se ha convertido ya en un partido político? ¿O su naturaleza de correa de transmisión ideológica ha quedado al descubierto? Como sea, el primer equívoco está servido: nos manifestamos por las infraestructuras, pero somos soberanistas, pero no estamos manifestándonos por la soberanía, pero sí por la soberanía de los ferrocarriles, y somos independientes, pero decimos lo mismo que ERC. Y tiro porque me toca.
(Sigue... )

Pilar: en tu profundo análisis de resultados, y escrutinio posterior a la manifestación, se echa en falta, por omisión, una valoración que podría aportar datos relevantes de un valor --valga la redundancia-- ciertamente significativo: el coste político que va a suponer para algunos, tanto presentes como ausentes. Está claro que mientras para unos se trataba de una cuestión de compromiso, otros se apuntan a un bombardeo con el fin de obtener rédito electoral. Y, algunos, las dos cosas. ¡País!

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Your email address:


Powered by FeedBlitz







Top Blogs España (¡y a mucha honra, oiga!)
El dèficit fiscal de Catalunya aquest any és de
...
cliqueu aquí per a més informació