Enter a long URL to make tiny:

sábado, 10 de noviembre de 2007

¿Mas tiene un problema?

¿Lo tiene Mas, lo tiene el nacionalismo, o lo tiene el país?

By Alfred Rexach:

Cuenta la leyenda que José Montilla llegó de niño a la barcelonesa estación de França, agarrado a una maleta de emigrante. Eran tiempos duros de verdad, cuando ni se hablaba del AVE ni las ministras regalaban billetes de tren. De ahí a la presidencia de la Generalitat debe de haber material para una novela, aunque no cabe duda de que esa es la clase de peripecias que imprimen carácter y que hoy en día le habilitan para soportar impávido las embestidas de sus adversarios. Quizás es por ahí por donde tendría que buscarse la raíz de su resistencia numantina, de esa dureza mineral contra la que se estrellan las exigencias de las oposiciones, cuando le exigen que les entregue la cabeza de Magdalena Álvarez o que encabece una impensable rebelión a bordo contra Zapatero.

Guinda incolora, inodora e insípida del anodino debate de ayer por la mañana, convocado para hablar de esos trenes que nunca llegan y de esos túneles que se hunden un poquito, aunque no del todo, la sesión de control de ayer fue, a falta de mayor sustancia parlamentaria, un enfrentamiento de caracteres, una batallita a pellizcos. Si Luis XIV no dudó en proclamar que el Estado era él, Montilla, que es de los que aprendieron de bien niños que la vida siempre es muy dura, ni siquiera pestañeó cuando le dio la gana de recordarle a Artur Mas que el verdadero problema del nacionalismo catalán es el propio José Montilla.

Nada, puro artificio. El problema, de haberlo, lo hay en Catalunya y afecta a todos los catalanes. No se circunscribe sólo al nacionalismo, o a los nacionalistas, ni al líder nacionalista que se halla en la trinchera de la oposición.

El problema es de muro de contención, y es el aparato político del PSOE-PSC, no tanto la dureza del mineral del que está compuesto el núcleo ¿duro? del partido que nos desgobierna en Catalunya y ese figurín tan políticamente correcto que tenemos por 'President', incapaz de ejercer el liderazgo exigible a la figura política que representa la máxima instancia del Govern.

Y si el problema es Montilla, como afirma el propio Montilla, que dimita por no estar a la altura del cargo que ostenta. Está claro que el problema de CiU, y por ende, de Catalunya, se llama 'Govern d'Entesa' (otrora Tripartit), que la verdad es que no se entiende como todavía hay quien deposita su confianza --y su esperanza en ellos--. Fets i no paraules, senyor Montilla.

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Your email address:


Powered by FeedBlitz







Top Blogs España (¡y a mucha honra, oiga!)
El dèficit fiscal de Catalunya aquest any és de
...
cliqueu aquí per a més informació